El Boomerang 12 estuvo 3 años en desarrollo y durante ese tiempo los pilotos de prueba del fabricante coreano llevaron a cabo la puesta a punto en las Copas del Mundo (PWC). La primera victoria general de este parapente de carreras llegó en Turquía en 2021, de la mano de Martin Jovanoski, y en Brasil 2022, el Boomerang 12, ya con su puesta a punto final, logró el primer, segundo y tercer puesto de la general copando de esa manera el podio completo con Dominik Breitinger a la cabeza y escoltado por Manuel Quintanilla y Michael Sigel.

Michael Sigel a bordo del Boomerang 12 en Baixo Guandu, Brasil.

Lo más novedoso de este nuevo parapente CCC es su peculiar tecnología en el borde de ataque al que Gin ha bautizado como “Wave Leading Edge”, pero ¿qué es y qué hace?

Wave Leading Edge es el resultado de dos años de investigación práctica en el túnel de viento y ya es una tecnología patentada en Corea del Sur. Esta aumenta la sustentación para todos los ángulos de ataque, disminuye la resistencia inducida en ángulos de ataque bajos, combinada con la Tecnología de presión ecualizada (EPT) de tercera generación, y retrasa el punto de la pérdida y desprendimiento de la capa límite con un margen de ganancia de adherencia del aire sobre el extradós del 60% respecto de los perfiles tradicionales que solo lo hacían en un 30%. Estos datos, según el túnel de viento del laboratorio especial probado para este nuevo CCC.

NOTAS DEL DISEÑADOR

  • El diseñador Gin Seok Song explica el proceso de desarrollo del Boomerang 12:
  • “GIN Lab fue creado para encontrar la próxima tecnología innovadora en parapente. Nos dimos cuenta de que nos estábamos acercando a los límites de la posibilidad simplemente cambiando cosas como la relación de aspecto o el número de cajones, por lo que estábamos motivados para buscar un gran cambio físico. Después de consultar con el profesor Jooha Kim en el Instituto Nacional de Ciencia y Tecnología de Ulsan, nos intrigó su investigación sobre los tubérculos delanteros en la aleta de la ballena jorobada.
  • Entonces decidimos que el mejor enfoque sería construir una simulación real en un túnel de viento. La investigación del túnel de viento es difícil y costosa, pero solo se puede llegar hasta cierto punto con la simulación de software puro. Afortunadamente, pudimos asegurar la financiación de la investigación y el “Laboratorio GIN” nació en 2019 como una colaboración entre Gin Gliders y el Instituto Nacional de Ciencia y Tecnología de Ulsan.
  • Profesor Jooha Kim: Durante muchos millones de años, los seres vivos han desarrollado mecanismos muy eficaces para hacer frente a los desafíos de su entorno. Un ejemplo son los tubérculos en la aleta pectoral de la ballena jorobada. Se ha demostrado que estos mejoran el rendimiento y la fuerza de elevación en ángulos de ataque elevados. Esto le da a la ballena una agilidad increíble a pesar de su enorme tamaño. Después de que Gin explicara algunos de los desafíos del rendimiento del parapente, me interesó mucho investigar cómo se podría aplicar este concepto a los parapentes. Las superficies aerodinámicas de los tubérculos siempre se paran gradualmente y se pueden operar en ángulos de paso más altos, lo que produce una mayor sustentación. La penalización por fricción se reduce significativamente y el estancamiento de la punta se puede atenuar e incluso eliminar por completo.
  • Decidimos que el túnel de viento sería una herramienta valiosa, que permitiría cientos de experimentos e interacciones rápidas en pequeñas modificaciones.
  • Gin Seok Song: el primer desafío fue calibrar los resultados básicos del túnel de viento con nuestras simulaciones por computador y la experiencia práctica del comportamiento real del ala. Una vez que tuvimos un buen modelo, pudimos probar varias configuraciones en el borde de ataque. Luego tomamos los resultados más prometedores y construimos parapentes reales. Inmediatamente se hizo evidente que el concepto tenía potencial, especialmente en relación con la estabilidad del ala y la tasa de caída en el ascenso.
  • Un año y medio más tarde, el proyecto había avanzado hasta la etapa de poder certificar el Boomerang 12 con la nueva tecnología de vanguardia: decidimos llamarlo “Wave leading edge” (“borde de ataque ondulado”) porque está inspirado en la vida marina y tiene una apariencia sinusoidal. Lo sorprendente fue la facilidad de la certificación: después de un colapso, la abatida se reduce mucho y las puntas de las alas no serpentean como la generación anterior de 2 líneas. El ala fue volada por primera vez por nuestros pilotos de fábrica en la Superfinal de la PWC 2021 en Disentis, Suiza, con resultados alentadores y podios tanto en la clasificación individual como por equipos, seguida de una victoria general en la PWC Turquía y en 2022, un 1,2,3 en la PWC de Brasil.
  • Estamos realmente entusiasmados con el futuro de Wave Leading Edge, la estabilidad y el alto rendimiento del ángulo de ataque es algo que debería beneficiar a la mayoría de las categorías de vela”.

Otros datos:

El perfil está revestido con Dominico 30D MF (WR) 41g/m² de gramaje en el extrados del borde de ataque, el resto de la cuerda sobre el extrados es de Porcher Sport Skytex 32g/m² / 27g/m² mientras que el intrados se compone sólo de Porcher Sport Skytex 27g/m².

El boomerang 12 respecto de la versión anterior (Boomerang11) tiene 36 cm menos de alargamiento (7,55) y 4 cajones menos (105 en total), esta reducción del alargamiento y la estructura interna supone una mejora significativa en cuanto a la estabilidad que ahora promete ser eficaz en todo el rango de velocidad.

El peso de la vela varía desde los 5.7 kg en talla S a los 6.3 kg en talla L, el peso total en vuelo varía de los 80 kg min en talla S mientras que en L abarca hasta los 127 kg máx.

Más información en: https://www.gingliders.com/es/paragliders/boomerang-12/

Artículo anteriorMac Para lanza su nuevo parapente biplaza Pasha 7
Artículo siguienteRegresa el FIA El Yelmo más completo: 3-5 de junio
Conocí el vuelo de pequeño gracias a mi padre que en ese entonces ya tenia un tiempo volando y hoy día lo sigue haciendo, desde entonces vivo relacionado con el vuelo libre con suma pasión. Me gusta el vuelo de distancia, hago también paramotor y trabajo en una escuela de vuelo. Me fascina la lectura y elaborar textos didácticos de vuelo.