El aterrizaje oficial de la concentración, animado por los pilotos del Canarias Acro Team

Veinticuatro años han pasado desde que la pequeña y remota isla canaria celebrara su primera Concentración de vuelo, que no ha dejado de acoger desde entonces. En mitad de los 90, ir a El Hierro era en sí una aventura – no tanto por la lejanía (unas 4 horas de avión desde la península) como por el entorno único de naturaleza salvaje y rural que encontrabas en la isla y que ha enamorado a tantos parapentistas. Ese ambiente, por suerte, no ha cambiado mucho en estas casi dos décadas y media. El Hierro conserva su espectacular geografía libre del brutal crecimiento inmobiliario y la invasión turística que vemos en otras islas, y la gran ladera del Golfo ya es un destino conocido y apreciado por pilotos de todo el mundo, especialmente los amantes de la acrobacia radical.

Si bien ha sido precisamente el acro el que ha puesto a El Hierro en el mapa del parapente mundial, es la Concentración -fruto del esfuerzo del Club Guelillas- la que ha permitido a tantos pilotos conocer de primera mano las fantásticas condiciones de esta isla para el vuelo en parapente.

Así que este año, una vez más, acudíamos encantados a nuestra cita anual con el vuelo, el Atlántico, el bosque de laurisilva sobre la verde ladera del Golfo, el ritmo calmado y el silencio de la fascinante isla de El Hierro. Como nosotros, unos 130 pilotos de toda España y de varios países extranjeros -incluso de América- se daban cita en el pueblo de Frontera el 28 de abril de 2018 para pasar cuatro días de vuelo y diversión.

Despegue de 800

Días antes del evento se oían algunas voces que decían que la meteo no iba a ser favorable. Cuando llegamos, efectivamente, las condiciones no eran las mejores: no se podía volar todo el día. ¡Y menos mal! Con la ventana de vuelo que tuvimos hubiéramos acabado aún más exhaustos, ya que por la mañana se volaba desde las 9 hasta las 11 ó 12, despegando desde 1200 o de 800m, traspasando la capa de nubes y con tiempo suficiente para volar 2 y 3 horas.  Y por la tarde, cuando bajaba el sol en el horizonte, nuevamente podíamos salir hasta que éste acababa por desaparecer en el mar, en condiciones increíbles en las que costaba bajar.

Los pilotos acrobáticos podían permanecer en el aire al mediodía -subiendo y bajando en sus asombrosas maniobras-, pero para el resto de velas con más rendimiento la cosa era más complicada porque se montaban unas ascendencias impresionantes y la zona de aterrizaje se ponía muy ventosa. Por este motivo no se pudo realizar la manga de competición de la Liga Canaria – y también porque estábamos en plan más relajado y distendido.

Así, El Hierro se dejó volar 5-6 horas cada día y lo mejor fue que volamos en unos paisajes de nubes épicos, impresionantes, que nos llevamos para el recuerdo como una de las mejores experiencias de vuelo.

Volando en las nubes de la Isla de El Hierro

El despegue de Dos Hermanas a 1200m estuvo operativo casi todos los días a primera hora, algo que no ocurre todos los años, a veces por encima de un imponente mar de nubes, y prácticamente todos los días disfrutamos de condiciones espectaculares, tanto para los pilotos de acro como los de vuelo libre que daban para recorrer el Golfo o jugar haciendo un poco de freestyle con altura. El Hierro nunca defrauda.

El Hierro, la isla con Alma

Concentración de Parapente de El Hierro
La curiosa vegetación de la isla amerita recorrer un poco y observar

Que el parapente es una actividad importante para la más pequeña de las islas Canarias se evidencia en el protagonismo de esta actividad en la nueva campaña de marketing turístico lanzada por el gobierno local bajo el lema “El Hierro, la isla con Alma”. Este nuevo enfoque está dirigido principalmente a los segmentos de potenciales turistas a los que El Hierro ofrece atractivos acordes a sus intereses y motivaciones, y que incluye a los aficionados al parapente, senderistas, practicantes del buceo, y los residentes en Canarias. Es decir, aquellos que buscan disfrutar los encantos naturales y las actividades de aventura que se pueden realizar en El Hierro.

Concentración de Parapente de El Hierro
Piscinas naturales de La Maceta, en el Golfo, lugar perfecto para darse un baño

Como muchos otros participantes de la Concentración, nosotros aprovechamos nuestro viaje para hacer un bautismo de buceo en La Restinga, una experiencia absolutamente recomendable y casi tan mágica como volar, dirigidos por los profesionales del Centro de Buceo ‘El Bajón’ que se portaron de 10. También subimos al sabinar para ver estos emblemáticos árboles de curiosas formas inducidas por el viento, propios de la isla, las sabinas. Pudimos hacer snorkel en Tacorón, al sur de la isla, después de un planeo en su ladera desértica, caminar por el bosque oliendo los aromas de la tierra y los pinos, bañarnos en las piscinas naturales de La Maceta y probar los sabores de quesos hechos con leche de las ovejas y cabras que pastan por las laderas, piñas cultivadas en el mismo Golfo o los cada vez mejores vinos herreños.

Además, nos alojamos en la agradable Casa Arte, un espacio acogedor con jardines cuidados, vistas a la montaña y al mar, y que fue la primera casa rural de la isla. Hoy acoge regularmente a artistas para darles la tranquilidad necesaria para realizar sus obras, en un especial proyecto filantrópico de su dueña. Si no eres artista, sólo puedes alquilarla en fechas específicas del año, normalmente durante el mes de agosto. Como siempre, la hospitalidad herreña se hizo sentir en todos los aspectos.

Un recuerdo para Joan

Quizás no fuera visible, pero los miembros del club Guelillas, organizador de la Concentración, se encontraban de luto. Justo la semana anterior al evento, fallecía Joan Bellveser – uno de los miembros fundadores del club y quien lanzó la ‘loca’ idea de hacer la Concentración hace ya un cuarto de siglo. Su buen humor y espíritu colaborativo se echó en falta este año y sus compañeros le rindieron un emotivo homenaje durante la ceremonia de clausura, con todos los asistentes dedicándole un largo aplauso.

Visitantes de todo el mundo

Elementum Experience – Ananda León

Ananda León: "Elementum Experience es una iniciativa para incentivar la participación femenina en deportes extremos como puede ser el parapente." 👇

Publiée par Concentración de Parapente El Hierro sur dimanche 29 avril 2018

A los pilotos provenientes de toda España se sumaron este año visitantes de varios países europeos y también de ultramar. Una de ellas era la venezolana Ananda León, quien vive actualmente en Estados Unidos. El año pasado lanzó su proyecto “Elementum Experience” que consiste en llevar a un grupo de mujeres a probar y aprender actividades de aventura en diferentes elementos (agua, tierra, aire) y empoderarlas con experiencias totalmente nuevas y desafiantes. Como escenario para ello eligió El Hierro y con el primer grupo aprendieron a volar en parapente, bucear y hacer espeleología. Ella espera regresar con otro grupo de mujeres dispuestas a salir de su zona de confort muy pronto. Ananda se enamoró de El Hierro y este año no perdió la oportunidad de regresar para la Concentración acompañada de su padre, quien también comenzó a volar hace poco.

Francois Ragolski en Concentración de Parapente de El Hierro
Francois Ragolski aterrizando durante la 24ª Concentración de Parapente de El Hierro

También repetía en El Hierro el tres veces ganador de la Copa del Mundo de acro, Francois Ragolski, visitante habitual de la isla, igual que los miembros de la Selección Española de Parapente acrobático Óscar Fernández, Joseba Izaguirre y Xavi Zabau, junto a los especialistas de paramotor y salto base, David y Manuel Tejeiro, los Malaguitas. Y por supuesto no dejaron de hacer sus mejores trucos durante los 4 días de la Concentración

Airam Rodriguez, el speaker del parapente

En el animado aterrizaje de Frontera -gracias al inigualable narrador que es Airam Rodríguez- no sólo nos encontramos con amigos, también hubo actividades para niños, talleres y hasta una clase de zumba. Muchos pilotos viajaron con la familia y aprovecharon las horas sin vuelo para hacer turismo, senderismo, bicicleta o simplemente disfrutar el relajo de esta isla única. La Concentración también puso algo de marcha nocturna con un concierto y djs en el pueblo y para cerrar el evento hubo un picoteo y una bonita ceremonia de entrega de muchos premios a las mejores fotos de los concursos propuestos este año, a los pilotos con mejor precisión de aterrizaje y recuerdos a los invitados -principalmente pilotos y prensa. Acabamos con un buen sabor de boca y muchas ganas de regresar el año que viene, una vez más.

*Gracias al Club Guelillas por su entrega total para la organización de este evento.

+Info: https://elhierroparapente.blogspot.com/