Fabricado en materiales compuestos y con especial atención en el apartado aerodinámico, este carro de paramotor atrajo todas las miradas en la XXII Concentración de Las Candelas. El Dynamic Energy ofrece una estampa llamativa con muchos detalles bien pensados y potencia suficiente para vuelos biplaza cómodos. 

Giros cordinados con trazadas limpias y sin bamboleos.

El carenado principal y el de las ruedas está moldeado en fibra de carbono y la estructura interna es mixta fibra de carbono y kevlar.

Dynamic Energy en el stand.

Creado por Fernando Ortigueira, experto piloto gallego, fundador de la marca de paramotores Airfer y con amplia experiencia en el sector, el Energy pesa 120 Kg aunque aún se encuentra en fase de prototipo. Según nos explicó Fernando, en este momento se encuentra valorando distintas variaciones del sistema para anclar la vela.
El paratrike cuenta además con cúpulas transparentes sobre la cabeza del piloto y en la parte delantera. Fernando nos comentó que existe una cúpula total que cubre completamente al piloto y pasajero con solo una aberturas para los brazos, ideada para volar en condiciones extremas.
Los puestos de piloto y pasajero son estrechos pero los asientos son cómodos y la altura del piloto es ajustable. Los brazos del piloto cuentan con total libertad para pilotar. El sistema de control de la rueda delantera es mediante pedales y requiere cierta adaptación, al igual que la postura de pilotaje.

Listos para despegar

El motor es un Rotax 582 refrigerado por agua y embrague centrifugo y 64 CV. El motor y el escape quedan plenamente cubiertos por el carenado que cuenta con aberturas para la ventilación. Está equipado con hélice tripala de 160cm de paso variable, con la que se puede conseguir sobre 168 kilos de empuje.
Tuve la posibilidad de hacer un vuelo de test en compañía de Fernando, una experiencia interesante.  
El espacio interno está bastante limitado pero es cómodo, se entra sin mucha dificultad.La preparación es la misma que con cualquier paratrike, calentamos, enganchamos y salimos a volar..

La aerodinámica esta super cuidada, incluyendo los bajos y las salidas de aire.

Una vez conectado comprobamos los encendidos y damos al motor de arranque. Pruuumm, a la primera. El motor va redondo. El embrague centrífugo nos permite preparar la posición de despegue sin que la vela se desordene.

Vuelo nivelado con el Energy.

Despegamos sin tira bandas, “a manita” la vela sube a la perfección, la manipulación de las bandas es óptima, al mismo nivel que con un paratrike convencional.
El peso en orden de vuelo alcanzó los 360 Kg. El vuelo de test lo hicimos probando también el nuevo parapente ITV Bulldog 40, diseñado para paratrikes pesados.
Hicimos un inflado progresivo y una carrera larga para conocer las características en tierra. Pese a tener un centro de gravedad algo más alto, el peso del Energy le confiere aplomo y transmite seguridad y control, pero eso sí, se nota la velocidad.
En vuelo va muy estable, el carenado y las aletas del aro hacen el el vuelo sea muy equilibrado, practicamente sin oscilaciones.
La manipulación del trimmer era complicada, en este caso habría que hacer algun cambio. Segun Fernando, este anclaje del paratrike está optimizado para el Macpara Charger 38 que es el parapente biplaza que está volando en este momento.
En vuelo lo noté rapido, estable y eficiente. En cuanto a la posición de vuelo, como dije,  es correcta pero admite poca movilidad.
La protección del viento es total, el Energy es un paratrike ideal para travesias, no tendrás frío en tus vuelos invernales o de altura. Además gracias a su aerodinámica consigue mantener altas velocidades con un consumo moderado. Una interesante y llamativa opción para quienes buscan una máquina de vuelo especial. 

+ Info: www.dynamicparatrike.com