Fue una de las grandes novedades en la Feria comercial de la última Copa Ícaro, celebrada en St Hilaire du Touvet (Francia), a finales de septiembre: un paramotor propulsado por 4 motores eléctricos y 4 palas que trabajan coordinadamente para ofrecer cero efecto torque, poco ruido, alta fiabilidad, bajo consumo, y hasta 90kg de empuje con 35 CV (27kw) – equivalente a un motor de 2 tiempos de 250cc. El Revolt viene de Italia y se encuentra en fase de desarrollo -en colaboración con el fabricante de paramotores Yooda-, con una campaña de crowdfunding en la plataforma Kickstarter para ayudar a iniciar la producción en 2017.

Hablamos con Glauco Tortoreto, el inventor del Revolt, recién de vuelta del gran evento del mundo de parapente, donde el Revolt encontró unos cuantos nuevos patrocinadores, aunque todavía está lejos de la meta de 95.000 euros para el 20 de octubre.

Revolt paramotor
Volando con el prototipo del paramotor Revolt

Si la campaña de Kickstarter falla continuaremos el proyecto porque tenemos muchas más ideas, esto es sólo el primer “borrador”“, dice Tortoreto. “Tal vez nos tomará más tiempo, pero seguro que el próximo año (2017) tendremos el producto final listo para la entrega“, agrega con confianza.

El paramotor Revolt se apoya en sus 4 rotores con 4 circuitos totalmente separados “para garantizar la seguridad“. Según Tortoreto, el software del Revolt puede gestionar una falla del motor o una hélice rota y ajustar las velocidades de los motores restantes en consecuencia para mantener el vuelo nivelado con cero torque. “Puedes seguir volando con sólo 2 motores, por ejemplo, si estás sobre el agua haciendo algo estúpido y rompes las dos hélices inferiores, estás en una situación de emergencia pero puedes salir volando del peligro. Depende de la carga alar, pero todavía podrás volar con un solo motor porque el empuje de cada uno es de 22 kg“, explica.

Revolt paramotor
Ordenador a bordo en el móvil gracias a la app del Revolt

Otras ventajas del Revolt son el cero efecto par gracias a que las hélices giran en direcciones opuestas, lo cual también ayuda a un “vuelo suave y preciso”; mayor fiabilidad y menor mantenimiento debido a que tiene menos partes móviles en comparación con un motor térmico, y el vuelo inmediato ya que no es necesario calentar los motores antes del despegue, solo encender y salir. La unidad viene con conexión Wi-Fi (o Bluetooth) para el I-Phone o Android App, para verificar completamente el sistema y la puesta a punto en el ordenador de a bordo.

Tortoreto también argumenta un menor coste por vuelo como uno de sus beneficios: “Con el paquete de baterías más grande, que cuesta 880€ y te da por lo menos 200 ciclos, volar 40 minutos cada vuelo significa 130 horas en total, por lo que gastas alrededor de 7€ por hora si se agrega el costo de 0,20€ de electricidad por cada recarga. Si haces un cálculo rápido de la gasolina, aceite, mantenimiento… es más caro“, dice.

El precio de la unidad de Revolt en la pre-venta en Kickstarter es de 4980 euros, incluyendo chasis, motores, silla, contenedor de batería y el cargador, pero sin las baterías. Estas pueden adquirirse a precios que van desde los 650 euros para un pack de 32 aH que te dará 20 minutos de vuelo después de cada carga, hasta los 880 euros para el pack de 64 aH que permite 40 minutos en el aire cada vez. El peso de la unidad dependerá de la batería elegida: de 23,8 kg a 31,6 kg. También existe la opción de comprar un kit de propulsión para instalar en tu propio chasis de paramotor.

Si quieres uno o te animas a patrocinar este proyecto con cualquier cantidad de dinero, visita la campaña de Kickstarter, donde encontrarás todas las especificaciones, en: https://www.kickstarter.com/projects/1897260901/revolt-your-revolutionary-and-affordable-aircraft?ref=project_link

* Sigue a Revolt en Facebook: https://www.facebook.com/flyrevolt/