Parecida, y muy diferente a la vez de la Mantra M6 de la que deriva, la nueva vela ligera EN D, Ozone LM6, está dirigida a los pilotos atrapados por el Hike & Fly y esos fanáticos del cross que persiguen ligereza y alto rendimiento.

Ozone Mantra LM6
Ozone Mantra LM6

Cada vez que piloto una vela Ozone siento una sensación parecida que me lleva a concentrarme únicamente en optimizar el planeo y buscar la siguiente térmica. Va en el ADN de la firma y se trata de transmitir comodidad y tranquilidad, algo que consigue en prácticamente todos sus modelos aunque la vocación y destino de cada uno sean totalmente distintos.

Transmitir información no es, necesariamente, transmitir movimientos, especialmente si no sirven ni al parapentista ni a la navegación.

Si bien es en cierta medida diferente y menos rígida que la Mantra M6 de la que deriva, la LM6 no es una excepción a la filosofía de Ozone, y también aporta esa sensación. Ello no significa que filtre tanto lo que ocurre en las masas de aire que se atraviesan que el piloto no se entere de nada, sino que administra la información de forma precisa realizando su trabajo de adaptarse a las mismas sin estresar, discriminando qué es útil y qué no. Algunas de las creaciones del mercado actúan de modo muy diferente; no es difícil volar alas que rinden una barbaridad pero que en lugar de amortiguar amplifican movimientos parásitos difíciles de detener, lo que merma la confianza del piloto además de reducir la eficacia del desplazamiento.

Ozone LM6
Ozone LM6

El Ozone LM6 es un parapente clase Serial para pilotos expertos basado en el equilibrado diseño de la reputada M6, una vela firme y sólida en toda su extensión. Si la M6 tenía un giro bastante eficaz para tratarse del ala de un fabricante que busca ante todo estabilidad, la LM6 la supera en ese sentido: tiene un giro mucho más dinámico y eficaz, con un tacto firme y una respuesta al pilotaje directa y hasta “divertida”.

Listos para despegar el Ozone LM6
Listos para despegar el Ozone LM6

Inflado
El tejido ligero de una vela destinada principalmente a los vuelos de montaña hace que suba con gran facilidad pero -precisamente por la propia masa de la tela, los detalles de construcción y su “Shark Nose”- no es de esos engendros delicados que te adelantan si no estás atento y frenas cuando debes. Ello no quiere decir que no se deba poner un especial cuidado, sobre todo con viento y si eres un piloto liviano, porque es posible que te saque a volar inesperadamente. No se debe olvidar que es una vela EN-D, pero resulta asombroso, precisamente por ese motivo, lo entera que sube y lo relativamente fácil que resulta su control.

Con una leve tracción de las “A´s” centrales comenzará un ascenso que sólo se dispara en el último tramo, pero sin demasiada agresividad. Cuando está arriba se siente muy buena sustentación, pero tampoco violenta, similar a su ascenso. Saca a volar muy rápido pero sin sobresaltos, posiblemente debido a sus reducidas inercias.

Ozone Mantra LM6
Ozone Mantra LM6

Pilotaje y giro
Cuando está en el aire el deslizamiento es lineal, suave, uniforme y veloz. Tiene un alargamiento de 6,92 sin una bóveda tan pronunciada como la que lucían algunos modelos de inferior categoría hace muy pocos años. Va en bloque y la trayectoria es muy precisa. Transmite los movimientos con mucha dulzura informando perfectamente al piloto para que pueda sentir las ascendencias y centrar los núcleos con un mordiente suave, no excesivo ni violento, pero bastante “husmeador” de térmicas.

Comparada con la M6, hace falta mucho menos mando para girar y frenar abatidas. El punto de pérdida sigue estando muuuy lejos y no es una vela tendente al negativo aunque vaya descargada, pero si vienes de una Mantra verás que es muy fácil pararla sin toquetear demasiado. El mando no es tan firme, sino que ofrece un poquito menos de presión, algo que se debe, sin duda, a su construcción ligera.

La Ozone LM6 ofrece una excelente tasa de caída. Es una gran escaladora, lo que se puede observar incluso yendo muy cargada y aunque se vuele la menor de sus tallas (S, con 22 m2 de superficie), que tiene su límite superior en 85 kg.

Tiene, pues, unas cualidades increíbles: ofrece una buena velocidad y, como decía antes, un giro que, junto a lo directo e inmediato de su mando, mejoran lo bueno que ya ofrecía el ala de la que procede. Su perfil es muy eficiente y estable en cabeceo, con una resistencia parásita muy baja y una tensión interna muy refinada que hace que ofrezca más rendimiento que la clásica vela ligera (LM5) de la firma.

Es un parapente tres líneas con asas en las que entran sin problemas 3 o 4 dedos para el pilotaje a las bandas traseras, que cuentan con un reenvío para que al tirar de ellas actúen todos los rangos de forma proporcional. El pilotaje acelerado es muy cómodo, con un buen tacto y nada físico sobre el pedal de un arnés ligero o uno de competición con poleas “pata negra”.

Seguridad
Si se atiende a que está dirigido a pilotos expertos, se puede decir que el Ozone LM6 es un parapente nada estresante, muy cómodo. Va en bloque y lleva una notable presión, aunque inferior al tacto que proporciona su madre M6. Pero también por ello sus reacciones son más dulces y menos explosivas. La absorción de turbulencias es muy buena, y cuando el ambiente está movido sus abatidas y movimientos son leves y extremadamente manejables. Es cierto que en relación a la vela de mayor gramaje y más grueso varillaje de que procede parece moverse más y acusar algunas pérdidas de presión que la masa de su construcción tienden a atajar inmediatamente sin intervención del piloto. Pero bien cargada resulta una delicia; rápida pero no incontrolable. Ágil pero no rebelde.

En relación a su mamá las puntas parecen tener menos presión y pueden plegar ligeramente, incluso quedarse atrapadas en la arquitectura del suspentaje obligando a utilizar la línea del estabilo, siempre sin que eso afecte a la dirección (increíble lo que han hecho los chicos de Ozone en lo tocante a la seguridad del ala). No obstante debo decir que, especialmente con la talla pequeña de las dos que he probado, es con la que me ha ocurrido esa situación en un par de ocasiones, pero también se debe apuntar que atravesaba masas muy turbulentas en áreas sotaventadas de alta montaña.

La vela es muy consistente y a poco que se mantenga un pilotaje activo no tendrá la mínima intención de plegar por esa característica natural a adaptarse a las masas de aire de que hacen gala las velas de tejidos ligeros.

Bandas Ozone LM6
Bandas Ozone LM6

Construcción y acabados
La Ozone LM6 irradia calidad. Buenos materiales, construcción impecable, bandas bien acabadas…
Cuenta con el clásico morro de tiburón, varillas de nylon para el borde de ataque (más finas y flexibles que las de la M6), cintas transversales de carga, un elaborado sistema de costillas y diagonales, etc.

No presenta eslabones giratorios en los mandos (conocidos popularmente como antigiro, emerillón o quitavueltas) para evitar cortes, por lo que hay que estar atentos y deshacer las vueltas normales que se dan con el uso si se quiere proteger los cordinos de la fricción.

Los mandos son los clásicos “blandidos” y grandes de Ozone, que seguro hacen las delicias de pilotos con manos grandes, aunque a los más “chaparritos” nos queden enormes hasta con guantes gruesos.

Detalle de las bandas del Ozone Mantra LM6
Detalle de las bandas del Ozone Mantra LM6

ozone_lm6_10Las bandas no son ultraligeras, sino convencionales, salvo por su unión a las líneas donde los clásicos maillones han sido sustituidos por conectores de dyneema.
Con tejido ligero Skytex 27 Classic excepto en el borde de ataque y extradós donde incorpora Dominico N20D, y Skytex 27 y 32 Hard en las costillas, y cordinos Edelrid serie 8000, aúna compacidad y bajo peso para el transporte con una notable rigidez especialmente para transiciones aceleradas.

Conclusión
Un parapente EN D que no ofrece dificultad de pilotaje y aporta una gran seguridad a los pilotos que ya se sienten cómodos en la categoría. Muy buen giro, divertido y eficaz, y pilotaje con muy buen tacto. Convierte la energía en altura, igual que una vela de competición.
Una vela sólida que mantiene al piloto sin estrés.
Un rendimiento sobresaliente con un compromiso seguridad-prestaciones de muy alto nivel.

¿Para quién?
En contra de lo que pueda parecer, la Ozone LM6 no es una vela exclusiva para pilotos atrapados por el Hike & Fly.
De hecho, aunque el ala es muy liviana (3,89 kg. en la menor de sus tallas) y hará las delicias de quienes vuelen y caminen, o incluso compitan en pruebas que combinen ambas actividades, no es una vela de “ultracompetición” X-Alps style, sino una versión más “popular”. Para los que el peso sea lo más importante, Ozone sigue contando con la veterana LM5, de masa todavía inferior aunque de menores prestaciones, especialmente en vuelo acelerado.
Cualquier parapentista proveniente de una EN D, o incluso EN C se va a encontrar con una vela que entenderá con facilidad. Es un ala de altas prestaciones pero bastante asequible en su segmento.

Ozone LM6
Ozone LM6

He volado la LM6 en dos tallas, aproximadamente con la misma carga alar, pero con arneses diferentes, y me ha ofrecido dos caras completamente distintas pero complementarias, como intentando decirme: “¡mira de todo lo que soy capaz!”. La he llevado bien cargada, pues aunque vuela bien en todo su rango es un modelo que prefiere ir prácticamente arriba de la horquilla (lo que mejora su cohesión, maniobrabilidad, velocidad, pero no penaliza nada su capacidad de ascenso, más bien diría al contrario: el centrado es más sencillo).

Con el arnés ligero (ala talla S, hasta 85 kg.) me ha demostrado que es una magnífica vela para montaña, segura, rápida e increíblemente estable acelerada, con cierta viveza pero sin ofrecer movimientos descontrolados que pudiera amplificar un arnés blando y sin tabla.

Con el de competición, y en talla superior (MS, hasta 95 kg.), me ha dicho que es una gran alternativa para cross y compe, pues ofreciendo lo mismo que cuando se vuela en montaña con una silla que tal vez penalice la capacidad de su giro, con la más “armada” va sobre raíles aunque se lleve el acelerador polea con polea.

ozone_lm6_07Por ello me atrevo a decir que la LM6 es ideal para aquellos que no comprarían una M6 porque consideran que tal vez precise una actualización y con el tiempo que lleva en el mercado quizás no sea inteligente adquirirla nueva en este momento, y para esos a los que que la nueva ZENO les pueda parecer demasiado.

La duración de los tejidos ligeros es bastante sorprendente. La construcción de las velas de punta ya combina tejidos de bajo gramaje, con lo que no decantarse por una vela de estas características pensando en que su longevidad va a ser muy inferior a otras, tal vez no sea muy acertado.

La uses para lo que la uses, creo que la LM6 es una gran apuesta.

Se fabrica en 4 tallas y 4 combinaciones de color.
Más información en: http://flyozone.com/paragliders/es/products/gliders/lm6/info/

José Isidro Gordito