Despegue de Cabeza de Buey durante el Open XC de Zarzacapilla.
Despegue de Cabeza de Buey durante el Open XC de Zarzacapilla.

Tras un par de cambios de fecha debido a las condiciones poco favorables, este fin de semana 3 y 4 de septiembre pudimos conocer y volar la extraordinaria zona de XC Zarzacapilla, enclavada en la Extremadura más “profunda” (España) y en el epicentro térmico del área.
Con dos vuelos sobresalientes, uno de 166 y otro de 127 km, el piloto José González Ruiz (Pepote) se llevó el primer lugar de la competición de distancia Open XC Zarzacapilla 2016, volando con su parapente GIN Boomerang 10. En segunda posición quedó Larry Pino (Ozone Enzo) y en tercer lugar Dani Rizo (Niviuk Peak).

Open XC Zarzacapilla 2016 - Los pilotos participantes.
Open XC Zarzacapilla 2016 – Los pilotos participantes.
Andres Sanchez y Jaime Martinez. en el despegue de Cabeza de Buey. Open XC Zarzacapilla.
Andres Sánchez y Jaime Martínez. en el despegue de Cabeza de Buey. Open XC Zarzacapilla.

Andres Sánchez ‘Driu‘, de Aerofly, ejerció de anfitrión ante los más de 30 pilotos de toda españa que se dieron cita en Zarzacapilla. Varios de los mejores pilotos de XC del panorama actual concurrieron para intentar conseguir las mejores distancias posibles.

El tiempo acompañó y disfrutamos dos días de viento de Sur, el domingo rotando a Oeste. Las condiciones se montaban progresivamente, suave al principio y se ponía bueno a partir de las dos y media, además el día terminaba aproximadamente a las 8:30pm, por lo que se tenían unas 5 horas de vuelo aprovechables. Los techos arrancaban bajos a unos 2.000m pero subían progresivamente y se llegó a alcanzar los 3.600m, con térmicas muy amplias, rotas por momentos, pero en general relativamente suaves – con promedios de 2,5 m/seg.

Despegue de Cabeza de Buey - Open XC Zarza Capilla 2016
Despegue de Cabeza de Buey – Open XC Zarza Capilla 2016

Despegue de Cabeza de Buey, donde se separa el grano de la paja
Debido a la dirección del viento de Sur se utilizó el despegue alternativo de Cabeza de Buey, apenas un montículo con unos 100m de desnivel. Este despegue supuso todo un reto mental para los competidores. Si elegías mal el momento de despegue bastaba un minuto escaso para terminar aterrizando. Había que andarse fino valorando todas las señales y después aprovecharlo todo para colocarte en la vertical del despegue, si allí la cosa no mejoraba tenias que seguir derivando cualquier cosilla pasando al sotavento del despegue donde la térmica mejoraba mucho.
Unos cuantos re-despegues dieron fe de la dificultad que representa este poco desnivel, no obstante el premio era formidable: las vistas de los pantanos, compartir el vuelo con buitres y águilas, y por supuesto volar 5h recorriendo + de 100km en septiembre, no está nada mal.

_DSC1646

Una zona de vuelo extraordinaria.
Driu ya demostró en julio de 2015 con su vuelo de 260km que Zarzacapilla ofrece grandes posibilidades para el vuelo de distancia: Extensas llanuras salpicadas de pequeños montes y relieves. Un paisaje de otro mundo con grandes pantanos y un horizonte ilimitado.

Antes de sobrevolar el pantano de Villanueva de la Serena. El primer escollo a superar durante los vuelo de XC en Zarzacapilla.
Antes de sobrevolar el pantano de Villanueva de la Serena, el primer escollo a superar durante los vuelos de XC en Zarzacapilla.

Estos dos días se voló con viento de sur. El primer día se voló en dirección a Talavera y Pedro Bernardo pero Pepote, que fue el que voló más lejos, terminó aterrizando en Almonacid de Toledo.  Los pilotos se dispersaron en un arco desde Talavera de la Reina hasta Ciudad Real, lo que dificultó unas recogidas que -no obstante- funcionaron bastante bien.

A 3200m sobrevolando la llanura Extremeña durante el XC Zarzacapilla 2016.
A 3200m sobrevolando la llanura Extremeña durante el XC Zarzacapilla 2016.

El sábado tuvo un inicio de vuelos muy complicado, pero la condición explotó a las tres y los pilotos que fueron despegando de 2 en 2 fueron progresando en un vuelo con buenas térmicas de +3 m/s y varios techos de más de 3000m. El máximo techo del dia fueron 3.600m, pero lo mejor fue compartir el vuelo con los buitres y otras rapaces en muchas ocasiones.

El domingo se voló prácticamente la misma dirección y se puso una baliza de paso para orientar los vuelos sobre las principales carreteras, pero esta vez los techos fueron mucho más discretos, al menos durante los primeros 80km de vuelo, y sólo reportaron algún techo sobre 3000 justo al final del día antes del último planeo.