artik4_03El modelo EN C de la marca española Niviuk, el Artik 4, apunta a un segmento amplio de pilotos ya que es un parapente intermedio bastante asequible pero con un rendimiento top que lo convierte en una máquina para subir y para el XC. Con alargamiento de 6,1 y 63 cajones, la nueva Artik incorpora borde de ataque con aberturas “Ram air” además de las infaltables varillas, y en su construcción -con líneas de diferentes diámetros y combinando telas Porcher y Dominico- se ha conseguido reducir el peso total de la vela (5,6 kg para la talla 27 que probamos). El pilotaje de la Artik 4 puede ser muy dócil o deportivo, es fácil de entender y de conseguir lo que quieras, además es una vela resistente a las plegadas y compacta con la que se puede sentir confianza mientras avanzas disfrutando su rendimiento. Así lo comprobamos en nuestro especial vuelo de pruebas: un cross de más de 160km que te contamos a continuación.

Pedro Bernardo – Riaza
Desde el inicio de la temporada 2015 estábamos esperando el parapente sport de Niviuk y, por fin, hacia finales de agosto nos llegó un flamante Artik 4 demo. Ya había volado en compañía de otros pilotos con esta vela, apreciado sus detalles y su rendimiento avanzado, ahora tocaba comprobarlo en persona. Para ello quedé con Miguel Sánchez, compañero con quien ya había hecho un buen vuelo en días anteriores. Miguel fue mi pasajero de biplaza hace ya unos 5 años, quedó “envenenado” con el vuelo, hizo el curso y tras pasar por dos artik4_01velas -la última una Mentor 2, con la cual ya se había marcado varios vuelos de +100 km-, esta temporada se cambió al Artik 4. Miguel vuela +150h al año y representa un perfil bastante aproximado del tipo de piloto al que va dirigido este parapente.

Las previsiones eran favorables para intentar un gol prefijado hasta Riaza (Segovia). Trazamos nuestra ruta a conciencia, valorando la pasada de Gredos desde el valle del Tiétar hacia Ávila, donde contábamos con un “pasillo” para continuar el vuelo esquivando el CTR de Madrid y el LEP 61 (la Escuela de Policía de Ávila).

Despegamos de Pedro Bernardo a las 13:45. Al principio no había un viento definido y al subir sobre los 1800m encontramos una capa suave pero definida de viento SO de unos 10km/h. Había mucha turbulencia por momentos, sin embargo, pude manejar bastante artik4_03bien la situación pues este Artik amortigua los golpes y en aire movido responde sin brusquedad. Miguel, con un poco menos de “mano” y experiencia, se llevó su primer gran “plegadón” pero la reapertura fue rápida y sana. No nos entretuvimos y rápidamente nos fuimos hacia Mijares, donde enganchamos hasta el primer 3000m del día. De allí seguimos una línea de nubes que nos llevó hasta la cuerda de Gredos para cruzar en dirección al Barraco hacia el norte, un poco antes de Piedralaves.

Deportiva y sólida
Según nuestros análisis con el XCSky, ésta era la zona difícil del día con el menor potencial térmico. Llegamos con altura y, aunque no estaba tan mal, Miguel tuvo allí su punto bajo por lo que tuvo que esforzarse para remontar en las laderas del Barraco hasta volver a reunirse conmigo, para luego subir a hasta los 3.400m en una de las mejores térmicas del día, “enroscando” un núcleo maravilloso que no hacía más que mejorar. Ahí puede apreciar artik4_02la solidez del Artik 4 y cómo traza los giros con alegría y autoridad. La turbulencia no le afecta demasiado y lo único que le ajustaría a mi gusto personal sería el largo de los frenos, unos 3-4cm menos de lo que viene de serie.

A continuación una calle de nubes nos dibujó una autovía hasta Ávila, en dirección al norte. Fue la parte más cómoda del vuelo, con térmicas sostenidas de +5 m/s con las que alcanzamos el techo máximo del día a 3.800m. Estuve navegando con medio acelerador y dosificando con las bandas C en un planeo rápido y eficaz. Pero como todo lo bueno dura poco, las nubes se acabaron por delante y nos vimos obligados a girar hacia el Oeste para acomodarnos en la ruta clásica sobrevolando la carretera N-110 en dirección a Villacastín y Segovia. En tres buenas térmicas ya estábamos en Segovia, pero allí tracé una mala línea y quedé mal situado en una ladera pedregosa. Tras varios minutos enredados girando ceros, por debajo de mí apareció una decena de buitres leonados, los cuales siguieron por una cresta y se abrieron al valle. Rápidamente me fui con ellos y apoyándome en el “grupo” pude aprovechar una térmica derivada y reengancharme en un vuelo en el que llevábamos más de 120 km y aún nos quedaban un par de horas por delante. Miguel, que llegó más alto y remontó con facilidad, me perdió de vista dándome por aterrizado en la ladera.

artik4_04Mientras él rodeó Navafría, yo pasé casi por la vertical y rápidamente lo alcancé para retomar el vuelo juntos. Una convergencia de libro nos paseó sobre toda la cuerda. Sobrevolamos el despegue de Arcones y fuimos perdiendo altura paulatinamente hasta Somosierra, donde tocó remontar casi desde los cables que bajan por la autopista.

Flotadora
Ya eran las 19:30 y posiblemente ésta sería nuestra última térmica, el planeo casi daba para unos 10Km pero hasta Riaza faltaban 20Km… además ahora teníamos el viento de cara. De todas maneras continuamos girando todo, sin perder la esperanza de encontrar algo más que nos permitiese completar nuestro gol. Doy fe de las buenas características que tiene el Artik 4 para subir incluso con las térmicas más suaves. A 2800m, cuando artik4_05aquella última térmica no ofreció nada más, inicié mi planeo final. Miguel estaba unos 200m por debajo y al poco también se arrancó en planeo. El último tramo fue “flotador”, avancé lento perdiendo muy poca altura, con viento de cara pero con buena tasa de caída. A Riaza no llegaba por planeo, además había un bosque grande antes de los primeros prados aterrizables.

Seguí avanzando mientras pensaba en la estrategia final. El planeo fue sorprendentemente bueno, además me detuve a girar un par de veces. Finalmente, me puse en modo aerodinámico y continué recto hacia Riaza. Superé el bosquecillo e incluso avancé un par de km de más hasta aterrizar a las 20:06 en un prado enorme.

artik4_07
Puedes ver todos los datos del vuelo en este enlace a Loctome

Recogí mientras explicaba a los paseantes que venía volando desde Pedro Bernardo, Ávila… Solo tuve que caminar 500m para llegar al camping de Riaza, donde posteriormente llegó Miguel que había aterrizado en Santo Tomé del Puerto, unos pocos km antes. En total, un memorable vuelo de 163 km en línea recta y sobre los 177 km optimizando a 3 puntos. Ambos volamos con el Artik 4 talla 27, yo pasado unos 8 Kg sobre la carga máxima lo que -no obstante- no me pareció ninguna desventaja, el mando era espectacular y las velocidades pueden aumentar hasta 2Km/h.

Resumiendo: El Artik 4 respondió a todas mis expectativas. Es una vela Sport competitiva pero también muy noble. Las sensaciones que ofrece son las de su clase, es una intermedia avanzada que ya pide un pilotaje activo y cierta experiencia, aunque claramente menos que cualquier EN D.
Tiene muy buen inflado y manejo en tierra, lo único es que con aire movido y sin presión las puntas pueden flojear un poco así que hay que contenerla para evitar las orejillas. En el aire la sensación es diferente, el Artik 4 va en bloque, lleva mucha presión y ofrece un tacto sólido y directo. A pesar de volarla muy cargado no tuve ningún contratiempo para subir en los momentos suaves, que por otro lado fueron pocos.
artik4_09En térmica potente es muy eficaz, tiene un giro vivo y graduable y además mantiene una gran reserva de velocidad para ceñirnos en los giros e ir centrando los núcleos. Cuenta con un carácter deportivo pero sin brusquedades. El rendimiento es muy competitivo tanto para XC como competición.
En manos de un buen piloto puede luchar por el pódium Sport sin ningún problema. Lo que

Colores disponibles para el Artik 4
Colores disponibles para el Artik 4

más me gustó fue el uso y la eficacia del acelerador. Pisas a fondo, te agarras a las asas de las bandas C y con ellas vas pilotando la incidencia de la vela. El tacto al tirar de las asas es muy bueno, la vela responde con suavidad, sin arrugas y sin degradar el planeo, transmitiendo al piloto sensación de control y seguridad.
Las agarraderas de las C están limitadas con un rango de acción no muy amplio, así que cuando la cosa estaba muy movida probé cogiendo y tirando de la banda C directamente. Hay que ser preciso pero funcionó muy bien y particularmente en este vuelo me permitió aprovechar las altas velocidades para avanzar a toda pastilla en las zonas de ascendencia con nubes.

Conclusión: Rendimiento accesibe
El Artik 4 reúne nobleza y rendimiento top, este parapente es fácil de volar, cuenta con un pilotaje deportivo pero mantiene la suavidad y la solidez de su homologación EN C.

Preparación para el vuelo y equipamiento: El vuelo duró 6h10m, me comí 4 barritas energéticas y me bebí a sorbos una botellita de medio litro de agua que llevo en un bolsillo lateral. Mis instrumentos fueron un Flymaster Live y un Flytec Connect 1. Volé con mi silla ligera y compacta Advance Lightness 2, que me permitió ajustarme más al rango de pesos. Y en pantalones cortos, pero calentito gracias al carenado. En el torso, además de una camiseta, añadí una térmica de manga larga y un cortaviento técnico Skywalk muy ligero y efectivo para controlar la temperatura. En los puntos más altos pase un poco de frío en la cara.
Para hacer imágenes lleve mi 1 Gopro 4 montada en el casco y una Gopro 3+ montada en un XSories U-shot. Ambas configuradas para grabar video fullHD 1080 a 60FPS.