En pocos eventos de parapente del mundo pueden los pilotos disfrutar de vuelos en paisajes que, simplemente, te dejan con la boca abierta, cenas dignas de una boda, charlas con personalidades internacionales del mundo del vuelo, un ambiente relajado y una fantástica fiesta al aire libre con bandas tocando música en vivo para despedir. Y por un precio más que razonable para cualquiera.
Todo eso y más es el Festival de Parapente Azores que, en agosto de 2014, celebró 20 años seguidos haciendo disfrutar a parapentistas de toda Europa en la bellísima isla de Sao Miguel (Portugal).

Hace 5 años nos explicaban los organizadores que su motivación era que todos los participantes disfrutaran al máximo y al volver a casa contaran a sus amigos lo bien que lo habían pasado -para que luego esos amigos también se animaran a visitar Azores y su festival. Además, cada año el Festival invita a algunas personalidades del mundo del vuelo para dar mayor realce al evento y para que esos pilotos transmitan sus impresiones a sus muchos seguidores. Es decir, promocionarse por el boca a boca. Y por lo visto esta filosofía les ha funcionado estupendamente si nos fijamos tan sólo en la participación de esta última edición número 20: Más de 170 inscritos, de los cuales ¡un centenar de pilotos! Prácticamente el doble que cuando estuvimos en 2009, muchos de ellos repitiendo.
No es sólo la exuberante belleza de la isla de Sao Miguel y sus múltiples opciones turísticas para amantes de la naturaleza, sino también el cariño y pasión que los miembros del club ‘Asas de Sao Miguel’ ponen en hacer de su festival un evento único e inolvidable para los participantes, los cuales son tratados como estrellas durante los 5 días de fiesta voladora.

Festival de Parapente Azores 2014Este año el Festival arrancaba en la espectacular zona de vuelo de Sete Cidades, al oeste de la isla, donde un antiguo cráter volcánico forma una ladera boscosa rodeando un lago, con otras dos lagunas junto a él en sendos cráteres y todo esto casi junto al mar. La vista ya es magnífica desde el despegue, pero una vez en vuelo y acercándonos a la base de los cúmulos que se iban formando era realmente imponente poder ver de una vez y en 360 grados los lagos, cráteres, cerros verdes y mar azul. Todos pudimos volar en condiciones que fueron poniéndose más térmicas durante el día, aterrizando a la orilla del lago para un baño refrescante y relax antes de acabar un lindo primer día en Azores.

azores_14_10
Jean-Baptiste Chandelier es un talentoso piloto acro, entre otras muchas cosas.

Invitados de clase mundial
La primera noche éramos recibidos con una cena en un buen restaurante local, desde donde decenas de globos de papel eran elevados hacia el cielo dándonos una luminosa bienvenida al festival. Este año los invitados eran el video-realizador, piloto acro y diseñador de Dudek, Jean-Baptiste Chandelier a quien pudimos entrevistar; el atleta y finalista del ‘X-Alps’ 2013 –la famosa carrera de parapente y a pie por los Alpes–, Antoine Girard; y la campeona del mundo de parapente, Klaudia Bulgakow. Ellos se encargaron de compartir su talento en el aire y su buen rollo en tierra con todo el mundo. Antoine ofreció una interesante charla sobre su experiencia en el X-Alps el jueves por la noche, mientras que Jean-Baptiste nos contó algunos detalles inéditos sobre sus populares videos el viernes por la noche, en una sesión de cine en la que pudimos ver la premiada ‘Touch’ y otras dos películas de vuelo en pantalla gigante.

Festival de Parapente AzoresTras el primer espectacular día de vuelo, el jueves el despegue elegido era Punta Ferraria, una ladera enfrentada al mar sobre unas pozas termales, donde los pilotos más hábiles se animaban a despegar en ‘cobra’ desde una zona de picnic dando un poco de show al día (mira nuestro tutorial en video para despegar así  más abajo), mientras el resto salía del despegue ‘normal’ sobre césped. Entre vuelo y vuelo los pilotos aprovechaban para bajar al mar a tomar un baño caliente o frío, al gusto.

Los acompañantes podían así disfrutar tanto de la vista de los parapentes en el aire como de las termas, mientras que los que querían Festival de Parapente Azoreshacer turismo salían en un tour especial por la isla a visitar la fábrica de té –Sao Miguel es el único lugar de Europa donde se cultiva y produce té- y la de licores locales, además de las pozas termales de Caldeira Velha, situadas dentro de un bello parque lleno de helechos gigantes y vegetación.

Festival de Parapente AzoresEl viernes las nubes no dejaron disfrutar todo el potencial de vuelo de la isla pero al final se podía aprovechar los momentos de apertura desde Feteiras, un despegue estrecho junto a la carretera que nos dio un poco de diversión en el aire. El día acabó temprano así que los participantes aprovechaban de conocer un poco la ciudad, Ponta Delgada, o descansar.
Para los dos últimos días de Festival el tiempo no acompañó mucho, ninguno de los cerca de 20 despegues de la isla tuvo condiciones adecuadas para que el centenar de pilotos pudiera volar así que pudimos hacer un buen recorrido turístico por algunos de los lugares más atractivos de Sao Miguel. El impresionante parque botánico Terra Nostra en Furnas y su piscina de agua termal caliente fue perfecto para un sábado que amenazaba lluvia y que finalmente nos descargó un aguacero. Este no impidió la visita a las fumarolas junto al lago, donde suelen cocinar platos típicos locales al calor de la tierra y del agua en ebullición.

Festival de Parapente Azores
Detalles con mucho mimo preparados por el club Asas de Sao Miguel para la cena oficial

El viernes por la noche tuvimos la magnífica cena oficial de cierre en el hotel Royal Garden de Ponta Delgada, todo un banquete de alto nivel amenizado por una larga entrega de reconocimientos y premios variopintos a los participantes, desde el piloto más viejo al que ha asistido más veces, el de la “cabeza en las nubes”, el más puntual, el “experto en twist”, etc.
En un ambiente muy alegre se reconoció a los clubes con mayor participación: un club de Francia y el club Siroco de Gran Canaria, así como al piloto que ha asistido a todos los festivales. El evento estuvo enmarcado en los muchos detalles preparados por los anfitriones, desde unos lienzos y pinturas para que los participantes plasmaran artísticamente sus impresiones del festival, hasta tarjetas con mensajes de vuelo en tres idiomas, postales para llevarse o una gran señal múltiple de letreros que apuntaban la distancia desde Sao Miguel a diferentes zonas de vuelo conocidas del mundo.

La fiesta de despedida fue sorprendentemente brillante: barbacoa, batucada, hoguera, música en vivo y un ambiente insuperable para decir ¡hasta la próxima!
La fiesta de despedida fue sorprendentemente brillante: barbacoa, batucada, hoguera, música en vivo y un ambiente insuperable para decir ¡hasta la próxima!

El domingo brilló el sol pero fue el viento el que no acompañó, así que tuvimos baños de mar y termas en Ponta Ferraria, paseo en Sete Cidades, más baños de mar en las piscinas naturales de Capelas, para acabar temprano y prepararnos para la fiesta de despedida en Pastinhos, una de las zonas de vuelo clásicas de la isla que realmente es un campo de vacas con una pequeña loma.
Una gran batucada con adultos y niños de la zona abrió la fiesta por la noche, a lo que siguieron dos estupendas bandas tocando en vivo en el escenario y haciendo bailar a muchos de los presentes. Un bonito cierre festivo a un fantástico evento que no podemos dejar de recomendar a cualquier piloto.

Jardín botánico Terra Nostra, en Furnas.
Jardín botánico Terra Nostra, en Furnas.

Una isla jardín

Para la campeona del mundo de parapente, Klaudia Bulgakow, la isla de Sao Miguel es como estar en un gran jardín botánico todo el tiempo, un lugar que refleja una preocupación de sus habitantes por mantenerlo limpio y cuidado.
Cuando aterrizamos en Ponta Delgada no sabía qué esperar en cuanto al vuelo, en una isla donde puedes ver ambos lados, norte y sur, al mismo tiempo. Al día siguiente ya me enteré. Tuvimos la oportunidad de volar en el paisaje mágico de los volcanes en Sete Cidades, que ha sido uno de los vuelos más bonitos que he hecho nunca –con los campos verdes, los lagos y agua por todas partes… Sólo puedo decir que Sao Miguel es hermoso”.
El piloto, diseñador y realizador Jean-Baptiste Chandelier también quedó gratamente impresionado con la isla, de la que dice que no hay otro lugar así en el mundo. “Es realmente alucinante ver los lagos y los cráteres, me gustó mucho. También me gusta la gente de Portugal porque ya he estado en Portugal y aquí siento exactamente lo mismo, son realmente relajados, abiertos y muy simpáticos”, dice.
Sobre el Festival, Jean-Baptiste comenta que se trata de un evento muy familiar, donde la gente disfruta y se toma su tiempo: “No se trata de montar un gran show y dinero-dinero-dinero. Lo he pasado francamente bien y creo que hemos compartido mucho de parapente también, los vuelos y todo eso es ‘cool’, creo que no hay muchos festivales donde se traiga a varios pilotos biplaza a una isla e inviten a algunos pilotos del mundo… ha sido una mezcla entre viaje, descubrimiento de un sitio fantástico y conocer a grandes pilotos, a veces muy relajadamente. No ha sido fácil porque cada día tenemos que nadar, a veces hay que beber y yo no bebo mucho… (risas) Es realmente un festival ‘duro’ pero está bien, es parte del trabajo”, concluye bromeando.

*Nuestros agradecimientos al club Asas de Sao Miguel por su invitación al Festival y por un estupendo evento de vuelo.

Mas info: www.asassaomiguel.com/ y https://www.facebook.com/asassaomiguel